lunes, 7 de julio de 2014

LA BENDICION EN LA FAMILIA


y bendijo a José diciendo: "El Dios en cuya presencia anduvieron mis padres Abraham e Isaac, el Dios que ha sido mi pastor desde que existo hasta el presente día, el Ángel que me ha rescatado de todo mal, bendiga a estos muchachos; sean llamados con mi nombre y con el de mis padres Abraham e Isaac, y multiplíquense y crezcan en medio de la tierra." 

Puesto que la bendición patriarcal era un asunto importante en la vida familiar, José procuró la bendición de Jacob para sus dos hijos, Manasés y Efraín. Jacob procedió a dar a Efraín la mayor bendición, aunque era el menor. De esa manera se repitió el modelo de anteriores generaciones en las cuales el menor había tenido prelación sobre el primogénito. Sucedió con Ismael e Isaac, con Jacob y Esaú, con Rubén y José y ahora con Manasés y Efraín. Después, Jacob bendijo a sus propios hijos (lea Génesis 49:3-27 para profundizar el estudio), y murió en Egipto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada