domingo, 3 de enero de 2016

Bendito el hombre que confía en el Señor Jer. 17, 7 - 8.





¡Bendito el hombre que confía en el Señor
y en él tiene puesta su confianza!
Él es como un árbol plantado al borde de las aguas,
que extiende sus raíces hacia la corriente;
no teme cuando llega el calor
y su follaje se mantiene frondoso;
no se inquieta en un año de sequía
y nunca deja de dar fruto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada