martes, 12 de enero de 2016

Pero había en mi corazón como un fuego abrasador, encerrado en mis huesos: me esforzaba por contenerlo, pero no podía. Jer 20, 9

Es tu Palabra Señor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada