jueves, 24 de marzo de 2016

Déjanos estar contigo. Jueves Santo


Señor Nuestro Jesucristo: Como Pedro, Santiago y Juan, que oyeron tu voz .angustiada en el Huerto de los Olivos al decirles: «Velad conmigo», también nosotros en esta noche la escuchamos y queremos estar muy cerca de ti. 
Hace poco que les has entregado tu cuerpo y tu sangre, hechos «alimento para la vida de los hombres». Por eso hoy tu presencia en medio de nosotros es una realidad. 
Déjanos estar contigo. 
Tenemos mucho que agradecerte por tu legado a la Iglesia en la Ultima Cena: Institución de la Eucaristía y del sacerdocio ministerial, para perpetuar tu presencia entre nosotros; oración sacerdotal al Padre, en favor de tus futuros seguidores, y promesa del Espíritu Santo Consolador. 
Necesitamos pedirte mucho, porque «el espíritu está pronto, pero la carne es débil». 
y queremos, sobre todo, acompañarte en la noche en que conmemoramos tu entrega al sacrificio y a la muerte por los hombres. 
Acéptanos, Señor, en tu compañía. 
Haz que hagamos fecundo en nosotros tu sacrificio redentor. 
y acuérdate de nosotros tú que ya estás en tu Reino. Que vives y reinas con Dios Padre en la unidad del Espíritu Santo, y eres Dios por los siglos de los siglos. Amén. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada