viernes, 17 de junio de 2016

El que obra con justicia y habla con rectitud, el que rehúsa una ganancia extorsionada, el que sacude sus manos para no retener el soborno, el que tapa sus oídos a las propuestas sanguinarias, el que cierra los ojos para no ver la maldad: ese hombre habitará en las alturas, rocas fortificadas serán su baluarte, se le dará su pan y tendrá el agua asegurada. Isaías 33, 13

El mundo necesita hombres honestos para formar a sus hijos en valores pidiendo a Dios la gracia de que El les eduque.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada