domingo, 26 de junio de 2016

Feliz el hombre que teme al Señor y se complace en sus mandamientos. Su descendencia será fuerte en la tierra: la posteridad de los justos es bendecida. En su casa habrá abundancia y riqueza, su generosidad permanecerá para siempre. Sal 112, 1-3


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada