martes, 7 de junio de 2016

Mi justo vivirá por la fe; mas si es cobarde, mi alma no se complacerá en él. Pero nosotros no somos cobardes para perdición, sino creyentes para salvación del alma. Heb. 10, 38-39


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada