domingo, 3 de julio de 2016

bendice al Señor, alma mía, y nunca olvides sus beneficios. Él perdona todas tus culpas y cura todas tus dolencias; rescata tu vida del sepulcro, te corona de amor y de ternura Sal 103, 2-4


No hay comentarios:

Publicar un comentario