jueves, 25 de agosto de 2016

Comenzar el día con un tiempo a solas con el Señor tendremos como resultado: un día más productivo, administraremos mejor el tiempo, tendremos más fuerzas y energía para rechazar el pecado que nos separa de El y nos mostrará con claridad aquello en lo que debemos concentrarnos


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada