lunes, 15 de agosto de 2016

La familia posee y comunica, todavía hoy, energías formidables capaces de sacar al hombre del anonimato, de mantenerlo consciente de su dignidad personal, de enriquecerlo con profunda humanidad y de insertarlo, con su unidad e irrepetibilidad, en el tejido de la sociedad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada