miércoles, 17 de agosto de 2016

Preocuparse no cambia nada, pero confiar, orar, trabajar y abandonarse en Dios lo cambia todo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada