miércoles, 10 de agosto de 2016

Vivir en constante disponibilidad a las necesidades ajenas es una forma de imitar a Jesús, quien siendo Dios, no vino a ser servido sino a servir.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada