lunes, 26 de septiembre de 2016

Si quiero caminar con Dios necesito andar según el espíritu, separarme de lo mundano, aprender a ser valiente para enfrentar situaciones penosas y tiempos difíciles



Por el contrario, el fruto del Espíritu es: amor, alegría y paz, magnanimidad, afabilidad, bondad y confianza, mansedumbre y temperancia. Frente a estas cosas, la Ley está de más, porque los que pertenecen a Cristo Jesús han crucificado la carne con sus pasiones y sus malos deseos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada