jueves, 20 de octubre de 2016

La verdadera oración de un cristiano lo lleva necesariamente hacia los demás. Pero no es posible el amor de hermanos al estilo de Jesús si no se da primero la experiencia del encuentro personal con Dios, el Padre.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada