domingo, 4 de diciembre de 2016

"Dios, misericordioso y clemente, tardo a la cólera, rico en piedad y fiel, que mantiene su amor por mil generaciones" Moisés


En el Nuevo Testamento, la imagen de Dios está reflejada por toda la vida y la predicación de Jesucristo, que revela su paternidad. Dios es Padre de Jesucristo, pero también de todos los hombres, con una paternidad que se expresa en sentimientos, como se muestra, por ejemplo, en la parábola del hijo pródigo. Jesucristo declara el favor de Dios por aquellos que han acogido su mensaje y le siguen: "Al que me ama, mi Padre lo amará". Pero también sabemos que los hombres de buena voluntad son objeto de la benevolencia divina, como anuncia el mensaje de Navidad: "gloria a Dios en el Cielo y en la tierra paz a los hombres de buena voluntad"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada