jueves, 16 de marzo de 2017

Jesús eres la única razón de mi adoración


La adoración constituye el homenaje de la criatura hacía su Creador, el reconocimiento de la más profunda dependencia. Lα adoración entraña, por una parte, la admiración hacía la insondabilidad del misterio divino por la inteligencia humana y, por otra, el afecto del corazón humano hacía la bondad de Dios que procura el bien de sus criaturas. El amor confiado y filial configura la adoración, de manera que el hombre se abandona totalmente en Aquel que le ha dado el ser y que podría sumergirle de nuevo en la nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada