sábado, 11 de marzo de 2017

La Biblia enseña que no sólo debemos ser llenos del Espíritu Santo sino que también debemos andar o vivir en el Espíritu. Si lo hacemos así no daremos lugar a satisfacer los deseos de la carne (Gálatas 5:16; Romanos 8:4-9, 12, 13)


En 2 Pedro 1:5-7 se nos da otra lista del fruto del Espíritu. Allí se hace énfasis en que el cristiano debe someterse con todo empeño y diligencia a la voluntad del Espíritu Santo. Debemos agregar algo más a nuestra fe; es decir, debemos incrementarla por medio de la práctica y el ejercicio, a fin de que se vayan uniendo a ella otras virtudes igualmente importantes en el desarrollo de la vida cristiana.
I. Amor

II. Gozo

III. Paz

IV. Paciencia

V. Benignidad

VI. Bondad

VII. Fe

VIII. Mansedumbre

IX. Templanza

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada