jueves, 9 de marzo de 2017

La delicadeza del amor de Jesús; no impone, no atropella, no invade.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada