miércoles, 9 de abril de 2014

“Creemos y por eso hablamos”. Un fuego por dentro nos quema, las palabras salen de nuestra boca como manantial de agua viva para quienes no conocen la Palabra del Señor

¿POR QUÉ EVANGELIZAR?

“¿Cómo podría alardear de que anuncio el Evangelio? Estoy obligado a hacerlo, y ¡pobre de mí si no proclamo el Evangelio!” (1 Cor 9, 16)
El apóstol Pablo nos recuerda que tenemos la obligación de dar a conocer el Evangelio. Y aunque no nos den esa tarea en específico, sentimos tan intensamente el mensaje de Dios, que nos urge darlo a conocer. Nos pasa como a los apóstoles cuando dijeron “Creemos y por eso hablamos”. Un fuego por dentro nos quema, las palabras salen de nuestra boca como manantial de agua viva para quienes no conocen la Palabra del Señor. Es importante cultivar la actitud humilde como Jesús. Él mismo nos dijo “El que quiera ser el primero que se haga el último”. Que Dios nos ayude a perseverar en humildad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada