viernes, 26 de septiembre de 2014

CONSAGRACIÓN A SAN MIGUEL Se tú mi patrono, protector especial e intercesor. Defiéndeme de todos los ataques del enemigo maligno


Oh, gran príncipe del cielo, fidelísimo defensor de la Iglesia de Dios, santo Arcangel Miguel; heme aquí, cada día con mayor aflicción. El combate que tú comenzaste en el cielo continúa en la tierra. La gran apostasía de Dios está arrojando más almas al abismo de infierno. La Santa Iglesia no solamente es perseguida desde afuera, sino, lo que es más peligroso todavía, es atacada en su interior por sus enemigos. La viña del Señor está descuidada.

Con humilde confianza en tu bondad y en el poder de tu auxilio, me presento ante ti en compañía de mi ángel de la Guarda, para entregarme a ti. Se tú mi patrono, protector especial e intercesor. Defiéndeme de todos los ataques del enemigo maligno, especialmente de las tentaciones contra la fe y contra la pureza, y guárdame de la perdición por el pecado. Guarda en mi alma la paz en la hora de mi muerte, y guíame seguro a la casa paterna del cielo. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada