sábado, 13 de septiembre de 2014

Dame, Señor, un corazón firme Santo Tomás de Aquino



Dame, Señor, un corazón firme,
al que ningún afecto indigno pueda arrastrar hacia abajo;
dame un corazón invencible,
al que ninguna tribulación pueda agotar;
dame un corazón recto,
al que ningún propósito indigno pueda seducir.

Concédeme también, oh Señor, Dios mío,
entendimiento para conocerte,
diligencia para buscarte,
sabiduría para encontrarte,
y fidelidad para poder finalmente abrazarte,
por Jesucristo Nuestro Señor, Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada