miércoles, 17 de septiembre de 2014

Él lleva nuestros pecados. Él ha venido para eso: para perdonar, para traer la paz en el mundo, pero primero en el corazón”.


 “Jesús es llamado el Cordero: es el Cordero que quita el pecado del mundo. Uno puede pensar , pero cómo un cordero, tan débil, un corderito débil, ¿cómo puede eliminar tantos pecados, tantas maldades? Con el Amor”.

“Con su mansedumbre. Jesús nunca ha dejado de ser cordero: manso, bueno, lleno de amor, cercano a los pequeños, cercano a los pobres. Estaba allí, entre la gente, curaba a todos, enseñaba, rezaba. Pero, tan débil Jesús: como un cordero. Pero ha tenido la fuerza para cargar sobre sí todos nuestros pecados: todos. “Pero, padre, usted no sabe mi vida: tengo uno que… pero, ni siquiera puedo llevarlo con un camión…” . Muchas veces, cuando miramos en nuestra conciencia, nos encontramos con algunos que son grandes, ¿eh ? Pero Él los lleva. Él ha venido para eso: para perdonar, para traer la paz en el mundo, pero primero en el corazón”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada