viernes, 19 de septiembre de 2014

Jesús está con nosotros en toda circunstancia


Jesús dondequiera que iba, se encontraba rodeado por las multitudes que acudían de todas las partes del país buscando ser curados de sus enfermedades (Marcos 3, 7-12). Tal era la situación que no tenían tiempo ni de comer (Marcos 3, 20). Hay que añadir las largas sesiones de enseñanza junto con las explicaciones posteriores en la casa. No es de extrañar, por lo tanto, que Jesús estuviera  agotado, rendido físicamente, así que, sus discípulos "le tomaron como estaba" para ir al otro lado del lago del mar de Galilea con la finalidad de descansar del bullicio de las multitudes. Podemos tener seguridad en estas circunstancias, es de dos cosas: Que el Señor estará con nosotros durante todo el camino. Y de que nada podrá impedir que lleguemos "al otro lado"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada