domingo, 30 de noviembre de 2014

"Toda la vida y la misión de la Iglesia dependen del Espíritu Santo; él realiza todas las cosas", dijo Francisco en su visita a Turquía


La homilía del papa, en italiano, estuvo dedicada en esta ocasión al Espíritu Santo (en teología cristiana, una de las tres "personas" de Dios, junto con el Padre y el Hijo). "Toda la vida y la misión de la Iglesia dependen del Espíritu Santo; él realiza todas las cosas", dijo Francisco. 
"El Espíritu Santo hace la unidad de la Iglesia: unidad en la fe, unidad en la caridad, unidad en la cohesión interior. La Iglesia y las Iglesias están llamadas a dejarse guiar por el Espíritu Santo, adoptando una actitud de apertura, docilidad y obediencia", agregó.
En un viaje caracterizado por las señales hacia otras iglesias cristianas no católicas, el Sumo Pontífice manifestó que "la riqueza, la variedad, la diversidad nunca crean conflicto".


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada