martes, 10 de marzo de 2015

Y al que a mí viene, no le echo fuera


Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la 
cual el Hijo del Hombre os dará; porque a éste señaló Dios el Padre. 

Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí 
cree, no tendrá sed jamás.

Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y al que a mí viene, no le echo fuera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada