martes, 13 de septiembre de 2016

Jesús nos enseñó también dos formas en que nuestra oración será más poderosa y efectiva: La primera, pedir en nombre "Les aseguro que el Padre les dará todo lo que le pidan en mi nombre. Hasta ahora, ustedes no han pedido nada en mi nombre: pidan y recibirán, para que su alegría sea completa" (Jn 16, 23-24).



La segunda forma es ponernos de acuerdo para pedir: "Sí dos de ustedes se ponen de acuerdo aquí en la tierra para pedir algo en oración, mi Padre que está en el cielo se lo dará. Porque donde dos o tres se reúnen en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos" (Mt 18, 19-20).

Hermanos, aquí somos más de dos y nos vamos a poner de acuerdo para pedirle al Señor que nos sane de todas aquellas heridas que aún nos oprimen, y sabemos que Él nos va a oír, porque nos ama más que nadie y la oración hecha con fe tiene mucho poder.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada