jueves, 22 de septiembre de 2016

la luz que creemos haber encontrado en Jesús nos debe llevar a seguirlo. Por un camino que pasa por la cruz, por el esfuerzo, por la lucha... Pero que conduce a la vida, a la libertad...





Es preciso anhelar la salvación, desearla  desde lo más profundo de nuestro ser, para acogerla. El evangelio no será nunca acogido  por los que creen ver, sino por los que se saben ciegos, paralíticos, leprosos, pecadores...,  pobres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada