martes, 20 de septiembre de 2016

Triunfar es aprender a fracasar.


El éxito en la vida viene de saber afrontar las inevitables faltas de éxito del vivir de cada día. De esto depende en mucho el acierto en el vivir. Cada frustración, cada descalabro, cada contrariedad, cada desilusión, lleva consigo el germen de una infinidad de capacidades humanas desconocidas, sobre las que los espíritus pacientes y decididos han sabido ir edificando lo mejor de sus vidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada