miércoles, 19 de octubre de 2016

Dios es Juez. Porque todos debemos comparecer ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba, de acuerdo con sus obras buenas o malas, lo que mereció durante su vida mortal. 2 Rom 5, 10.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada