jueves, 3 de noviembre de 2016

Y solamente Jesús, con todo lo que es y representa para el creyente, puede saciar nuestro insaciable anhelo de felicidad. El es el pan bajado del cielo que contiene toda delicia: "Escuchadme atentos y comeréis bien, saborearéis platos sustanciosos".


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada