viernes, 4 de noviembre de 2016

La adoración es derramar el corazón a los pies del maestro. Un adorador es una persona que no se reserva nada delante de Dios, que lo da todo, quiebra su corazón y su vida en su presencia (Lc 7,36).


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada