domingo, 12 de marzo de 2017

Porque todo lo que hay en el mundo —los deseos de la carne, la codicia de los ojos y la ostentación de la riqueza— no viene del Padre, sino del mundo.


 Pero el mundo pasa, y con él, sus deseos. En cambio, el que cumple la voluntad de Dios
permanece eternamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada